Trabajadoras y trabajadores en la economía informal celebran la aprobación de un nuevo estándar internacional sobre la eliminación de la violencia y el acoso

Hero Image
Published Date

por Leslie Vryenhoek junto con Karin Pape y Rachel Moussié

La Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) votó a favor de la aprobación del Convenio 190 sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo (C190). Esto constituye una victoria significativa para los trabajadores en la economía informal –especialmente para las mujeres– cuyas organizaciones lucharon incansablemente por garantizar que este Convenio responda a las realidades de algunos de los trabajadores más vulnerables del mundo.

La mayor parte de los trabajadores y las trabajadoras del mundo no trabaja en oficinas ni fábricas, sino en domicilios particulares o espacios públicos, tales como calles y rellenos sanitarios. Son trabajadores del hogar, trabajadores a domicilio, vendedores ambulantes, recicladores y otros trabajadores en la economía informal. 

En la cotidianidad de sus trabajos, son vulnerables a múltiples formas de acoso y violencia y muchas veces les faltan las herramientas para protegerse a sí mismos o para buscar justicia. Las mujeres trabajadoras en la economía informal son especialmente vulnerables y enfrentan distintas formas de violencia física, sexual y psicológica por razón de género. 

En la cotidianidad de sus trabajos, son vulnerables a múltiples formas de acoso y violencia y muchas veces les faltan las herramientas para protegerse a sí mismos o para buscar justicia.

Durante las últimas dos semanas, representantes de los trabajadores y las trabajadoras en la economía informal hicieron oír su voz en la CIT en Ginebra, exponiendo sus desafíos y demandas. Gracias a la aprobación del C190 el 21 de junio de 2019 (con 439 votos a favor, 7 en contra y 30 abstenciones), “el derecho de toda persona a un mundo del trabajo libre de violencia y acoso” fue establecido como un nuevo derecho laboral y podrá ser utilizado para proteger a los trabajadores en la economía informal en todo el mundo. 

Leer la nota informativa de WIEGO sobre la CIT 2018: Violencia y empleo informal.

Trabajadoras y trabajadores en la economía informal logran avances tras una ardua lucha

Workers celebrate C190

Informal workers celebrate the new labour convention, C190, to help protect them from violence and harassment at the workplace. Photo: Sofia Trevino

Según la coordinadora internacional de WIEGO, Sally Roever, este Convenio significa una serie de victorias para las trabajadoras y los trabajadores en empleo informal, quienes representan el 61 por ciento de la población activa en el mundo

“El convenio prevé una definición amplia del ‘mundo del trabajo’, que incluye a quienes trabajan sin contratos formales. Además, contempla una definición amplia de ‘lugar de trabajo’ que menciona, por ejemplo, los espacios públicos y privados, así como una definición amplia de violencia y acoso, de manera que ambos pueden ser vistos como parte de un continuum”, explicó Roever. “El documento logra reflejar la realidad del trabajo en el mundo, y no solo mostrarlo como parte de la economía del trabajo”.

Esos son puntos críticos para los dos mil millones de personas que se ganan el sustento por fuera de los acuerdos formales de trabajo.

“El documento logra reflejar la realidad del trabajo en el mundo, y no solo mostrarlo como parte de la economía del trabajo”. — Sally Roever, WIEGO International Coordinator

Sonia George, de la Asociación de mujeres autoempleadas (SEWA, por su sigla en inglés), afiliada de la Confederación Sindical Internacional (CSI), fue delegada de WIEGO en la CIT. Habló sobre la complejidad de la vida laboral de muchas mujeres pobres: muchas veces, se ocupan de los cuidados de los hijos y del hogar de alguien más durante la mañana, confeccionan ropa como parte de la cadena de suministro mundial durante la tarde y luego preparan comida para vender en la calle, todo esto en pos de tener una vida digna. 

Ver la intervención de Sonia George, representando a SEWA y WIEGO en la CIT.

En cada uno de esos roles, las trabajadoras y los trabajadores en empleo informal no tienen un empleador formal ni un lugar de trabajo tradicional –explicó– y aun así están expuestos a la violencia y el acoso. “Existe una gran desigualdad en términos de poder en el mundo del trabajo”, dijo George en la CIT. “La violencia sistémica deja expuestos a todas y todos los trabajadores a situaciones de riesgo, en particular a los grupos marginalizados que trabajan en sectores informales”.

“La violencia sistémica deja expuestos a todas y todos los trabajadores a situaciones de riesgo, en particular a los grupos marginalizados que trabajan en sectores informales”. — Sonia George, SEWA

Señaló diversas formas de desigualdad por razones de género, clase, etnia, edad, estatus migratorio, y dijo que las políticas de regulación deben tomar en cuenta todos esos factores.

Reconocer la responsabilidad de las autoridades públicas

Women Street Vendors Face Harassment

Women street vendors face harassment and even violence, especially when working after dark. Pictured here is Iris Lamiorkor, who runs a snack stand in Accra, Ghana. Photo: Jonathan Torgovnik/Getty Images Reportage

La delegación de WIEGO también estuvo conformada por representantes de vendedores ambulantes y recicladores. Lorraine Sibanda, Presidenta de StreetNet International, dijo que quienes trabajan en espacios públicos no están lo suficientemente protegidos del acoso y la violencia. Estas agresiones pueden ser perpetuadas por criminales –o, a veces, por las mismas autoridades locales. En cualquier caso, las trabajadoras y los trabajadores en la economía informal afirman que, a menudo, la policía ignora sus denuncias.

Los abusos cometidos por las autoridades locales incluyen desalojos brutales, confiscaciones de bienes, arrestos y extorsiones mediante sobornos, entre otros.

“Los vendedores ambulantes y los trabajadores en la economía informal que trabajan en espacios públicos están expuestos a la violencia física, moral y sexual”, dijo Sibanda. Los abusos cometidos por las autoridades locales incluyen desalojos brutales, confiscaciones de bienes, arrestos y extorsiones mediante sobornos, entre otros.

Ver la intervención de Lorraine Sibanda, Presidenta de StreetNet International en la CIT.

Representantes de StreetNet, SEWA y de organizaciones de recicladoras y recicladores propusieron con éxito la inclusión de un apartado en el Convenio que menciona a las autoridades públicas y hace referencia a la responsabilidad mayor del Estado de asegurar la correcta implementación del Convenio. Esto incluye proteger a las trabajadoras y trabajadores y seguir con el debido proceso.

Esta cláusula reconoce la importancia de los gobiernos en todos los niveles, incluido el nivel local, y permite que las autoridades sean consideradas responsables por las medidas implementadas por los gobiernos federales.

Un importante derecho laboral para las trabajadoras del hogar

Las trabajadoras del hogar también podrán beneficiarse del C190, ya que contempla al “espacio privado” como un lugar de trabajo. Por lo general, las regulaciones destinadas a proteger a los trabajadores excluyen los domicilios particulares, donde, muy a menudo, las trabajadoras del hogar sufren diversas formas de violencia por razón de género, debido a las relaciones de poder desiguales que caracterizan sus relaciones laborales.

El nuevo Convenio establece medidas que pueden servir a los gobiernos, empleadores y organizaciones de trabajadores para apoyar a quienes sobreviven a la violencia doméstica.

El impacto de la violencia doméstica en el mundo del trabajo

El C190 también tiene en cuenta que la violencia doméstica tiene un impacto en los trabajadores –especialmente en las trabajadoras– y en sus medios de subsistencia. El nuevo Convenio establece medidas que pueden servir a los gobiernos, empleadores y organizaciones de trabajadores para apoyar a quienes sobreviven a la violencia doméstica.

Un gran primer paso

Sally Roever destaca que muchos de esos logros son la cristalización de años de trabajo asiduo y obstinado y de la potencia de la voz de las mujeres en empleo informal, de sus organizaciones y redes.

Los Convenios de la OIT son un catalizador fundamental para generar cambios –pero no son más que un comienzo. Las organizaciones de trabajadoras y trabajadores comenzarán ahora con el arduo trabajo de organizarse y abogar por la ratificación y la implementación del C190 en sus propios países para que las leyes nacionales, políticas y prácticas protejan a todas y todos los trabajadores del mundo.

Más lecturas:

Documentos de posición de la red de trabajadoras y trabajadores en empleo informal

Primera foto: Juan Arredondo/Reportage by Getty Images).

To read this article in English, see here.

Pour lire cet article en français, voir ici.

Informal Economy Topic
Occupational group
Language