Trabajadores a domicilio y planificación urbana

Trabajadora a domicilio

Los trabajadores a domicilio son una parte creciente de lucrativas cadenas de valor mundiales. Se cree que en todo el mundo más de 100 millones de personas trabajan desde su casa, la mayoría de ellas mujeres. Producen artículos –desde ropa tradicional hasta microelectrónicos– que se venden a nivel local e internacional.

09 de abril de 2014 - Estudio de Monitoreo de la Economía Informal (EMEI):
La fuerza laboral informal urbana: trabajadoras y trabajadores a domicilio

Obstáculos para sus medios de sustento/ imperativos de la planificación urbana

Como el hogar también sirve de lugar de trabajo, las casas son un activo económico. Sin embargo, con demasiada frecuencia las viviendas son inadecuadas: son demasiado pequeñas y propensas a goteras e inundaciones y no cuentan con espacios para almacenar. Los esquemas para hacer desaparecer los barrios marginales no sólo destruyen hogares, sino también los lugares de trabajo y medios de sustento, afectando así sus contribuciones a la economía local. Los habitantes de barrios pobres a menudo pagan más por unidad por los servicios básicos de infraestructura que los consumidores de clase media y las fábricas formales.

Imperativos de la planificación urbana

Hay que prestar atención a las actuales y posibles actividades relacionadas a los medios de sustento al diseñar y modernizar planes de viviendas de bajo costo. Las regulaciones de zonificación deben tomar en cuenta el valor de los trabajadores a domicilio permitiéndoles actividades comerciales en áreas residenciales.

Servicios básicos asequibles y confiables –especialmente agua y electricidad– son indispensables para las actividades relacionadas a los medios de sustento de los trabajadores a domicilio.