Trabajadoras y trabajadores a domicilio de América Latina celebran la puesta en marcha de una nueva organización regional

Mon Nov 6, 2017

Los y las trabajadoras a domicilio de América Latina han dado un importante paso con la creación de un frente unido que luche por su visibilidad y derechos como trabajadores. Formaron la “Coordinadora Regional de Organizaciones de Trabajadoras/res en Domicilio en América Latina y el Caribe (COTRADO-ALAC)”, una alianza regional de trabajadores a domicilio en América Latina. Este paso histórico impulsará el avance de sus derechos en la región.

La decisión tuvo lugar durante la segunda reunión regional de organizaciones de trabajadoras y trabajadores a domicilio y colaboradores en Latinoamérica, celebrada en Santiago de Chile en mayo de este año. El propósito de dicha reunión fue el intercambio de información, la reflexión sobre la situación de los y las trabajadoras a domicilio, la discusión sobre actividades futuras y el desarrollo de un plan de acción regional.

Hablamos sobre la formación de COTRADO-ALAC, sus objetivos, y cómo fue creada con Laura Raquel Morillo Santa Cruz, miembro del Programa de Organización y Representación de WIEGO para América Latina.

COTRADO-ALAC Logo

Es emocionante conocer esta reciente iniciativa, la Coordinadora Regional de Organizaciones de Trabajadoras/res en Domicilio en América Latina y el Caribe (COTRADO-ALAC). ¿Puede hablarme sobre sus propósitos y objetivos para los próximos cinco años?

COTRADO-ALAC es una iniciativa de nueve organizaciones de seis países. Su objetivo primordial es apoyar a los y las trabajadoras a domicilio y sus organizaciones en la región. Hoy, 20 de octubre, la estamos presentando oficialmente en coordinación con el Día internacional de las trabajadoras y los trabajadores a domicilio. Pensamos que esta sería una gran forma de presentar esta iniciativa y aumentar la visibilidad de los trabajadores a domicilio en la región.

Esperamos que durante los próximos cinco años COTRADO-ALAC crecerá hasta tener presencia en más países latinoamericanos, con los que se reunirá de forma regular por medio de miembros regionales y que desarrollará estrechos vínculos con las organizaciones regionales de HomeNet en el Sudeste Asiático, Sur de Asia y Europa del Este. También queremos que se organicen diversas reuniones mundiales de trabajadores a domicilio durante los próximos cinco años en las cuales puedan participar miembros de COTRADO-ALAC.

COTRADO-ALAC tiene también objetivos a largo plazo, comenzando por asesorar a las organizaciones para que conozcan mejor su legislación y normativas locales sobre trabajo a domicilio. También trabajarán para que los gobiernos nacionales de toda Latinoamérica ratifiquen el Convenio 177 de la OIT.

Otro objetivo interesante de la organización es llevar la Campaña de Cuidado Infantil de WIEGO (en inglés) a sus propios países. Uno de los desafíos de las trabajadoras en la economía informal es repartir el tiempo entre sus responsabilidades familiares, como el cuidado infantil, y su trabajo. El desafío viene dado por la falta de servicios públicos de cuidado infantil. Ante estas circunstancias, es importante que gobiernos, y entidades y autoridades estatales recuerden que el acceso a servicios públicos de cuidado infantil de calidad protege los ingresos de las mujeres y garantiza que sus hijos dispongan de igualdad de oportunidades desde el principio.

¿Quiénes son las y los trabajadores a domicilio de América Latina? ¿Puede decirnos algo sobre ellos?

Hemos averiguado que, en Latinoamérica, los y las trabajadoras a domicilio realizan diferentes actividades, desde diseñar y fabricar ropa a tejer y trabajar con cerámica y bisutería, y en catering y cuidado de animales domésticos. Un ejemplo específico de esto es la Red Nacional de Trabajadores y Trabajadoras Autoempleadas (RENATTA), en Perú. Miembros de una de sus organizaciones afiliadas, la Agrupación San Agustín de Ñaña (conformada por 32 mujeres y 9 hombres), realizan diferentes actividades dependiendo de la estación: cosido y bordado de blusas y pantalones por pedido, catering (pasteles), bisutería, tejido de bolsas y zapatos con macramé, etc. Se identificaron como “trabajadores mil oficios”.

La mayoría de estas mujeres son trabajadoras por cuenta propia, lo que significa que son autoempleadas y son responsables de todos los gastos y el trabajo de llevar sus propios negocios. Muchas tienen doble jornada al ejercer la venta ambulante de sus propios productos. También existe la tercerización o subcontratación, especialmente en la fabricación de prendas de vestir.

Por toda la región, la mayoría de trabajadores a domicilio son mujeres. La mayoría de ellas tienen que compaginar las responsabilidades familiares (cuidado infantil, cuidado de ancianos) con sus trabajos. También pueden tener dificultades para encontrar trabajos fuera de casa debido a su falta de educación o formación, su edad, o por su condición de inmigrante.

Cuando las familias tienen restricciones económicas, las mujeres han de empezar a trabajar a una temprana edad para ayudar a sus familias, y a veces esto implica dejar los estudios. En estas condiciones, obtienen trabajos mal remunerados sin prestaciones sociales. En el momento que forman una familia, han de dejar de trabajar fuera de casa para cuidar de sus hijos. Y si deciden trabajar, lo hacen desde casa o en el vecindario. Además, cuando sus hijos son mayores, se encuentran sin ningún tipo de formación para obtener un trabajo bien remunerado. A menudo, por esa razón empiezan a trabajar desde casa.

Lea esta imagen estadística de las y los trabajadores a domicilio.

COTRADO-ALAC Logo

 

Tan solo un país de Latinoamérica, Argentina, ha ratificado el Convenio 177 de la OIT sobre el trabajo a domicilio. ¿Cuáles han sido las barreras a la ratificación y cuál es la estrategia organizativa de esta campaña para conseguir más impulso?

Probablemente la barrera más importante a la ratificación sea que muchas organizaciones, y también gobiernos, no conocen el C177 o se han olvidado de él. En respuesta a esto, una decisión clave de la reciente reunión regional fue trabajar para que los gobiernos latinoamericanos ratificasen e implementasen el C177. Es interesante señalar que, aunque sólo Argentina ha ratificado el Convenio, tanto Uruguay como Perú tienen leyes que incorporan muchos de los derechos asociados al C177.
Lea “Promoviendo el Convenio sobre el trabajo a domicilio (C177) de la OIT y los derechos de los trabajadores tercerizados".

¿Puede hablar sobre el proceso que culminó en la formación de la COTRADO-ALAC?

Cuando comenzamos a contactar con las organizaciones de Latinoamérica en 2012, organizamos reuniones, talleres y visitas de campo para compartir información sobre el trabajo a domicilio y las organizaciones de trabajadores a domicilio que existían en otras regiones, especialmente en el Sur y Sudeste Asiático. También fueron oportunidades para que las organizaciones nos hablaran de los desafíos de las y los trabajadores a domicilio en sus ciudades y países. Nosotros reflexionamos juntos sobre la situación que afrontan en todo el mundo, la importancia de la organización y algunas estrategias que ayudaron a mejorar sus condiciones de vida y trabajo.

Aparte de eso, representantes de algunas organizaciones participaron en la Conferencia global de trabajadoras y trabajadores a domicilio en Delhi, India, y en una reunión regional en Kampala, Uganda, en 2015. En ambos encuentros, los participantes tuvieron la oportunidad de intercambiar sus experiencias y aprender unos de otros.

En 2016, Tatiana Rojas, una representante de Chile, se unió al grupo de trabajo de WIEGO que participó en la discusión general sobre el trabajo decente en las cadenas mundiales de suministro en la 105ª sesión de la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra. Fue una oportunidad para informar a los integrantes de la OIT sobre la situación del trabajo a domicilio y de las y los trabajadores a domicilio en Chile y Latinoamérica, y de cómo su implicación en las cadenas mundiales de suministro puede contribuir a un desarrollo sustentable, crecimiento económico inclusivo y trabajo decente para todos. Es más, estrechó lazos entre representantes de Latinoamérica y de otras regiones dentro del grupo de trabajo de WIEGO. Todos estos avances fueron presentados y compartidos con las organizaciones en Latinoamérica.

Para cuando celebramos nuestra segunda reunión regional de trabajadores a domicilio, las organizaciones deseaban actuar conjuntamente. Ellas acordaron trabajar juntas y compartir objetivos y actividades para apoyar a las y los trabajadores a domicilio en sus países y en la región. En este momento es cuando se formó COTRADO-ALAC.

Lea la Declaración de Delhi completa y el Plan de Acción de cinco años.

WIEGO ha puesto una gran parte de su atención en las y los trabajadores a domicilio en Asia. ¿Cuáles son las similitudes y diferencias que ha encontrado entre las regiones?

A donde vamos, encontramos que las y los trabajadores a domicilio son invisibles para el resto de la ciudad: para los formuladores de políticas, legisladores y público en general. Están aislados en sus casas, por lo que cuando trabajan largas jornadas o no son pagados por un intermediario, no tienen a donde ir. Esto es frecuente en todas las regiones.

Una diferencia que hemos encontrado es que en Asia hay más trabajadores a domicilio asalariados con contrato que en Latinoamérica. A pesar de que permanecen en su mayoría invisibles, los trabajadores a domicilio asalariados con contrato participan en muchas ramas de la industria, vieja y nueva, y representan una parte importante del trabajo en las cadenas de suministro mundiales, especialmente en Asia.

COTRADO-ALAC Banner

¿Ve espacio para el intercambio entre regiones? ¿Y cómo sería?

Sí, las experiencias de las organizaciones de trabajadores a domicilio de otras regiones siempre serán valiosas. Es importante promover las interacciones y sinergias entre las organizaciones, para que puedan intercambiar información, reflexionar sobre temas importantes, tomar decisiones y emprender acciones. Las organizaciones pueden comunicarse a través de reuniones presenciales o de las redes sociales.

Por ejemplo, durante la Conferencia mundial de trabajadores y trabajadoras a domicilio en 2015 en Nueva Deli, miembros de 60 redes, asociaciones y sindicatos de trabajadores a domicilio, junto con organizaciones no gubernamentales (ONG) e investigadores de 24 países, se reunieron para discutir los problemas del trabajo a domicilio en todo el mundo y actuar promoviendo la visibilidad de los trabajadores y trabajadoras y dándoles una voz. Durante este evento, organizaciones de trabajadores a domicilio, como HomeNet del Sur de Asia, HomeNet del Sudeste de Asia y HomeNet de Europa del Este, compartieron sus experiencias de organización e incidencia con representantes de organizaciones de Argentina, Brasil y Perú. Este tipo de esfuerzos ayudan a formar vínculos internacionales más amplios y animan a las y los trabajadores a domicilio a organizarse y desarrollar redes con otras regiones del mundo para que sus voces sean escuchadas y puedan mejorar sus vidas laborales.
 
Foto de la primera página: WIEGO