Respuesta al borrador cero de la Nueva Agenda Urbana: WIEGO (Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando)

Mon Jun 6, 2016
Topics: Cities

La Nueva Agenda Urbana, el próximo compromiso mundial en favor del desarrollo urbano sostenible, tiene un inmenso potencial como plan de acción transformador para nuestros asentamientos humanos. La Red Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO) ha sido una voz consistente en el proceso Hábitat III, garantizando la participación de las trabajadoras y los trabajadores en empleo informal en el proceso y abogando por el reconocimiento de sus contribuciones económicas, prioridades y necesidades, en este nuevo compromiso mundial.

Adelantándose a la reunión entre sesiones para las partes sobre el Borrador cero de la Nueva Agenda Urbana, que tuvo tendría lugar del 6 al 10 de junio, WIEGO presentó las siguientes recomendaciones y prioridades para sentar las bases para un compromiso mundial totalmente inclusivo, justo y transformador. Aportamos nuestra visión para reforzar el compromiso de la Nueva Agenda Urbana por garantizar los medios de sustento y con el reconocimiento de los vínculos existentes entre la economía informal y aspectos críticos de la ciudad, incluido el acceso a la vivienda y a los servicios básicos.

Prioridades clave incluidas en el Borrador

Celebramos el reconocimiento de, y las recomendaciones relacionadas con quienes laboran en empleo informal, la economía informal, el sector informal y la pobreza urbana, incluidos en el Borrador cero de la Nueva Agenda Urbana, al igual que el reconocimiento de la necesidad de "un cambio radical de paradigma en la manera en que las ciudades y los asentamientos humanos son planificados, desarrollados, gobernados y gestionados", en línea con el Documento de Política número 1 sobre el Derecho a la Ciudad (preámbulo).

COMPROMISOS TRANSFORMADORES (párrafos 19-83)

Celebramos:

  • El reconocimiento del impacto de la vivienda en las oportunidades de los medios de sustento (párr. 28, 30) y la necesidad de reconocer los asentamientos informales y la economía informal como "motores para el crecimiento económico, la prosperidad y la creación de empleo" (párr. 31). El borrador reconoce acertadamente el papel de las políticas urbanas en la creación de la informalidad (párr. 31).
  • El reconocimiento del papel del espacio público en el incremento de la productividad y la prosperidad (párr. 35), la importancia de que el espacio público esté libre de barreras que desalienten la presencia de habitantes pobres y con ingresos bajos (párr. 36), el papel del espacio público como zona de intercambio económico (párr. 36) y la importancia de la diversidad en la economía urbana (párr. 37).
  • El compromiso "con un modelo de economía urbana, basado en los recursos locales y las ventajas competitivas, que promueva un entorno favorable... que destine los medios para asegurar que todas las personas residentes tengan las oportunidades y habilidades para participar de  forma significativa en la economía" (párr. 46), y el reconocimiento de la importancia de la diversidad económica (párr. 47). Asimismo celebramos el compromiso para desarrollar infraestructura física y social adecuadas para mejorar la productividad (párr. 52), prestando especial atención a las necesidades de transporte de las personas trabajadoras pobres "puesto que los beneficios económicos derivados de la extensión de la movilidad a los asentamientos informales pueden ser espectaculares" (párr. 53).

También celebramos el profundo compromiso con quienes laboran en empleo informal en los siguientes párrafos:

  • El compromiso para “asegurar el acceso equitativo a los bienes públicos, los recursos naturales, los servicios básicos y el uso de los espacios públicos que son esenciales para el sustento de la gente, en particular de las personas en condiciones de pobreza en las ciudades, así como de quienes laboran en empleos formales e informales” (párr. 57).
  • El compromiso “para crear un ambiente de negocios favorable y justo y para apoyar las innovaciones y el emprendimiento con estrategias que sean capaces de aumentar y aprovechar la capacidad de ambas economías, la formal y la informal” (párr. 58)
  • Y de forma más contundente, celebramos el enunciado "nos comprometemos a reconocer a los trabajadores en condiciones de pobreza en empleo informal como contribuyentes y actores legítimos en el proceso de desarrollo económico de las ciudades. Se desarrollará un abordaje gradual hacia la formalización para proteger y mejorar los medios de sustento informales, y se extenderán también la protección legal y social, así como los servicios de apoyo para la mano de obra de la economía informal” (párr. 63).
  • Cabe destacar que "un enfoque integral hacia la formalización respetará los intereses de quienes trabajen en empleo informal (tanto espacios  urbanos como rurales), se acompañe de formación adecuada, desarrollo de capacidades y acceso a los servicios empresariales cuando sea necesario, y tendrá en cuenta las necesidades y retos a los que se enfrentan las mujeres trabajadoras" (párr. 64).

RECOMENDACIONES CLAVE DE WIEGO: COMPROMISOS TRANSFORMADORES

Las referencias al crecimiento económico, la competitividad y las inversiones del Borrador cero no deben debilitar el argumento de que  se necesita un cambio radical de paradigma.

Aunque el borrador defiende enfáticamente un nuevo paradigma que guíe las políticas urbanas, sigue habiendo un matiz de compromiso con el crecimiento económico, la competitividad y las inversiones en algunos párrafos (p. ej. el párr. 55, que plantea la salud y la educación como necesarias para "permitirle a las ciudades competir en una economía creativa global, añadiendo valor, incrementando la productividad y atrayendo inversiones y empleo"). El borrador también se centra en la ciudad como un "entorno favorable para las inversiones y la innovación" (párr. 46) que también "proporcione un marco atractivo y previsible para las inversiones" (párr. 54). Las referencias al "sector privado" y a la "empresa privada" no distinguen entre el sector privado corporativo y el no corporativo.

Las ciudades son motores de crecimiento pero también se caracterizan por contener concentraciones extremas de contraste entre riqueza y pobreza. Tal y como se describe en el Documento de política número 7 sobre Estrategias de desarrollo económico urbano, el "desarrollo económico orientado al empleo" es la preocupación principal de muchas administraciones locales y grupos de actores implicados, y el desarrollo económico urbano depende de una inversión multidimensional dirigida al crecimiento del empleo a través de inversiones en vivienda; infraestructura, transporte público y servicios públicos; en negocios formales e informales; y en capital humano.

La integración en desventaja de los trabajos en empleo informal en las economías urbanas, nacionales y mundial puede producir una 'economía de subsistencia' que sólo les permite a los habitantes sobrevivir, pero no progresar suficientemente como para cambiar sus condiciones de vida ni tampoco les permite desarrollar plenamente su potencial y realizar contribuciones a la productividad urbana. Las inversiones no deben estar orientadas hacia afuera con el objetivo de lograr competitividad mundial entre ciudades, sino hacia adentro, hacia la maximización del empleo y la economía locales.

  • Proponemos una enmienda al subtítulo que precede al Párrafo 45: PROSPERIDAD ECONOMÍAS URBANAS SOSTENIBLES E INCLUSIVAS Y OPORTUNIDADES PARA TODOS Y TODAS

Las referencias a la economía informal deben reflejar la amplia variedad de actividades y formas de empleo que la conforman. Las referencias a los grupos de base implicados deben reflejar la amplia variedad de actores, incluyendo a las organizaciones de trabajadores y trabajadoras en empleo informal, como sindicatos y asociaciones.

En el borrador no se hallan menciones a las personas autoempleadas o a trabajadores por cuenta propia. En su totalidad, el empleo informal incluye el trabajo informal llevado a cabo en empresas del sector formal, en empresas del sector informal y en hogares. En otras palabras, este incluye a trabajadores por cuenta propia y empleadores que laboran en sus propias empresas en el sector informal; familiares auxiliares, independientemente de si trabajan en empresas del sector formal o informal; empleados en empleo informal, tanto si están empleadas por empresas del sector formal, como por empresas del sector informal o si se desempeñan en el trabajado del hogar; y miembros de cooperativas de productores en la economía informal. [OIT, 2014]

  • Proponemos un añadido a la sección "No dejemos a nadie atrás, equidad urbana y erradicación de la pobreza" (párr. 20-24) para incluir lo siguiente: Reconociendo que todas las formas de trabajo, incluidas el trabajo informal en empresas de los sectores formal e informal, los trabajadores autoempleados, por cuenta propia y familiares auxiliares, y la economía asistencial, contribuyen a la economía urbana.

Las referencias a los grupos de base implicados deben reflejar la amplia variedad de actores, incluyendo a las organizaciones de trabajadores en empleo informal, como sindicatos y asociaciones.

Pese a que el borrador menciona a las personas que trabajan en empleo informal, éste no menciona explícitamente a sus organizaciones representativas. Hay una mención a las organizaciones sindicales (párr. 65) y una mención a las cooperativas en relación con la vivienda (párr. 110), pero ninguna de las dos está relacionada con el empleo informal. La Nueva Agenda Urbana debe reconocer a los grupos organizados de personas trabajadoras en empleo informal como grupos de base implicados en el proceso de planificación urbana. A pesar de los numerosos llamados del borrador a implicar "al sector privado, las instituciones académicas y otros aliados en el desarrollo comunitario" en una participación significativa en la planificación del desarrollo económico local (por ejemplo, párr. 49), la no mención explícita de las organizaciones de personas trabajadoras podría resultar en su continua exclusión en la formulación de políticas.

  • Proponemos una enmienda al final del Párrafo 48 para que diga: “En este sentido, las alianzas de múltiples grupos implicados deberían desarrollarse junto al refuerzo de la capacidad de los gobiernos locales y nacionales para trabajar con el sector privado, las instituciones académicas, los grupos de base organizados de personas trabajadoras y otros aliados del desarrollo comunitario, con el fin de formular e implementar estrategias para el desarrollo económico local y la planificación urbana."

Destacar el vínculo entre los medios de sustento informales y la vivienda informal citando la falta de acceso a un trabajo digno como factor favorecedor de los asentamientos informales y su crecimiento.
El párr. 31 reconoce que la informalidad urbana es el "resultado de la falta de vivienda asequible, de mercados inmobiliarios y políticas urbanas disfuncionales". Y sigue: "Debemos redefinir nuestras relaciones con los asentamientos informales y los barrios desfavorecidos, incluyendo la economía informal, de manera que no quede nadie atrás, teniendo en cuenta que esas zonas son también motores para el crecimiento económico, la prosperidad y la creación de empleo". Nosotros añadiríamos que "Mejorar el acceso de los residentes a un empleo digno es fundamental para mejorar su acceso a una vivienda digna: los asentamientos informales también son producto del insuficiente acceso de sus habitantes a medios de sustento de calidad que les permitirían acceder a una vivienda adecuada”.
Proponemos las siguientes enmiendas y añadidos:

  • Enmienda al Párrafo 25 para incluir: "Reconocemos que debemos garantizar un acceso asequible y equitativo a infraestructuras básicas físicas y sociales para todos y todas, incluyendo terrenos asequibles provistos de servicios, vivienda, empleo, energía, agua y saneamiento, gestión de residuos, movilidad, sanidad, educación y tecnologías de la información y las comunicaciones..."
  • Enmienda al Párrafo 31 para incluir: "La informalidad urbana debe ser reconocida como resultado de la falta de vivienda asequible y trabajo digno, así de mercados inmobiliarios y políticas urbanas disfuncionales. Debemos redefinir nuestras relaciones con los asentamientos informales y los barrios desfavorecidos, incluyendo la economía informal de manera que no quede nadie atrás, teniendo en cuenta que aquellas zonas son también motores para el crecimiento económico, la prosperidad y la creación de empleo".
  • Enmienda al Párrafo 33 para incluir: "Nos comprometemos a promover una mayor seguridad de la tenencia de vivienda y de los medios de sustento, reconociendo la pluralidad de los tipos de tenencia, para desarrollar soluciones apropiadas, desde una perspectiva de género, para los derechos sobre la tierra. Es necesario fortalecer programas e instituciones que hayan tenido éxito procurando seguridad de tenencia para promover mejoras en la vivienda y en la urbanización planificada, y simultáneamente innovar estrategias para atender a grupos que hayan quedado más rezagados, con especial atención a la seguridad de tenencia de las mujeres como piedra angular para su empoderamiento e igualdad de género, así como para el cumplimiento de los derechos humanos. Tales innovaciones deberían incluir la lógica de servicios de proximidad, planes de financiación adecuados, así como asistencia técnica, legal y financiera para quienes produces desde sus hogares".
  • Añadidura de una nueva frase al final del Párrafo 47: El reconocimiento del potencial económico y de creación de empleo de la economía informal, y sus vínculos con procesos económicos más amplios, puede permitirle a las personas que trabajan en empleo informal materializar su contribución a la productividad urbana, en su pleno potencial.

IMPLEMENTACIÓN EFECTIVA (Párrafos 84-167)

Celebramos:

  • La propuesta de que las acciones de implementación de gobiernos nacionales y locales "deberían estar integradas con la participación de los grupos implicados, así como por nuevos acuerdos de cooperación" (párr. 85) que hace un llamado a alianzas intersectoriales.
  • El llamamiento a los estados miembros para "implementar estrategias de planificación urbanas que faciliten una mezcla social y la provisión de espacios públicos de calidad, asegurando el dinamismo económico... favoreciendo la interacción social y la apreciación de la diversidad" y expone que "una red de espacios públicos de calidad y calles será diseñada, considerando medidas que permitan el mejor uso comercial posible a nivel de calle, promoviendo los mercados y  comercio locales, ya sea formal como informal" (párr. 101).
  • La mención a la necesidad de procesos de planificación urbanos participativos, con algunas menciones explícitas a las persona en condiciones de pobreza en las ciudades, las mujeres y  las organizaciones de base. También se menciona a la Asamblea General de Aliados (GAP, por su sigla en inglés) de la que WIEGO es miembro activo a través del Grupo Constituyente de Socios de Organizaciones de Base (Grassroots Partner Constituency Group).
  • El reconocimiento al mandato existente de ONU-Hábitat y la propuesta de que lidere la coordinación del sistema de la Naciones Unidas en temas de desarrollo urbano.

RECOMENDACIONES CLAVE DE WIEGO: IMPLEMENTACIÓN EFECTIVA

Los proyectos concretos de alianzas entre gobiernos nacionales, estatales y locales con actores no gubernamentales, especialmente las asociaciones de base, deben concretarse con claridad en este documento final. Los trabajadores y las trabajadoras en empleo informal son agentes de cambio fuertes y movilizados que trabajan colectivamente en organizaciones de  base y que tienen mucho que aportar en los procesos relacionados con los presupuestos, planificación, implementación y monitoreo en las ciudades. El reconocimiento de dichos agentes como una parte involucrada y su incorporación a las modalidades de implementación son componentes fundamentales para el compromiso y la colaboración en los procesos de desarrollo urbano. Las funciones y los marcos para la implementación gubernamental (a nivel nacional, subnacional y metropolitano) han sido claramente definidos (párr. 86-91); sin embargo, la diversidad de funciones y los marcos para las "partes implicadas” que comprenderían las organizaciones de base, la sociedad civil, el sector privado y otros interlocutores, no. Se necesita claridad en el papel de estos agentes en el establecimiento de prioridades, implementación y actividades de monitoreo. Además, el apoyo que debe prestarse a estos interlocutores, incluyendo el desarrollo de sus capacidades técnicas y financieras para cumplir con sus funciones, no está clara.

Proponemos: Localizar y consolidar oportunidades para la alianza formal y la gobernanza colaborativa entre el gobierno local, el gobierno nacional y los grupos de base (como sindicatos y asociaciones de trabajadores en empleo informal), así como el desarrollo de sus capacidades técnicas y financieras para garantizar que este criterio se cumpla durante la fase de implementación: 

Proponemos en la subsección "Marco para la participación de las partes implicadas” (párrafos 92-95):

  • Párrafo 92: "Reconocemos que el éxito del desarrollo urbano sostenible en todas las áreas consideradas en esta agenda depende en gran medida del esfuerzo combinado y coordinado de todas las partes implicadas, tanto gubernamentales como no gubernamentales. Por lo tanto, desarrollaremos las capacidades técnicas y financieras para ello, e  implementaremos alianzas más amplias con una estructura de gobernanza multinivel a través de una participación abierta, democrática e inclusiva de las diferentes partes implicadas a todos los niveles".
  • Párrafo 95: "Estableceremos mecanismos de cooperación más amplios, procesos de consulta, mecanismos de revisión y plataformas que generen pertenencia a las distintas partes para el seguimiento y la continua revisión de las políticas urbanas nacionales, incluyendo las políticas en materia de tierras y vivienda, con el objetivo de detectar e informar de posibles modificaciones, según corresponda".

 

Foto: Jonathan Torgovnik/Getty Images Reportage

Para hacer constar nuestra preocupación por el potencial ocultamiento de la desigualdad de sexos que se presenta a nivel discursivo, y de realizar textos cuyos contenidos sean accesibles para todas nuestras audiencias, en nuestras publicaciones haremos un desdoblamiento de los sustantivos al principio para denotar que nos referimos tanto a hombres como mujeres, y a partir de entonces, de no existir alternativas, seguiremos las reglas gramaticales del español y recurriremos al uso de genéricos masculinos en el plural.

To read this article in English, see here.