Recicladores y recicladoras de Medellín y Popayán reciben primer pago por servicios públicos de reciclaje

Federico Parra Mon Oct 9, 2017

Equipo técnico y líderes de ARRECICLAR en Medellín
Equipo técnico y líderes de ARRECICLAR en Medellín. Foto: Arreciclar

Las organizaciones de recicladores y recicladoras RECIMED (Cooperativa Multiactiva de recicladores de Medellín), ARRECICLAR (Asociación de Recicladores de Antioquia) en Medellín y AREMARPO (Asociación de Recolectores de Materiales Reciclables de Popayán) en Popayán recibieron su primer pago por servicios prestados de recolección, transporte y aprovechamiento de residuos.  A partir de ahora, de manera mensual, estas organizaciones recibirán pago por sus servicios, con el que se beneficiarán los más de 850 recicladores y recicladoras que forman parte de estas organizaciones.

Hasta ahora, sólo los recicladores y sus organizaciones en Bogotá habían podido ser reconocidos y remunerados como prestadores del servicio público de recolección transporte y aprovechamiento de residuos, producto de la lucha de más de dos décadas del gremio reciclador en cabeza de la Asociación de Recicladores de Bogotá (ARB) y la Asociación Nacional de Recicladores (ANR).  

Este hito fue logrado mediante acciones de exigencia de derechos iniciadas por la ARB que resultaron en siete pronunciamientos de la Corte Constitucional de Colombia en favor de la población recicladora.

Para más información sobre el proceso de lucha de los recicladores en Bogotá lea: Reciclaje: ¡Sí, pero con recicladores!

Los pronunciamientos y órdenes de la Corte Constitucional le exigen a las alcaldías y a las autoridades nacionales crear las garantías necesarias para que la población recicladora pueda transitar de manera segura y cierta hacia la formalización, de entre las cuales, las siguientes son las más importantes: 

1) Que la población recicladora (organizada y no organizada) puedan acceder a los residuos reciclables durante la transición hacia la formalización (sin importar cuánto tiempo dure). 

2) Que haya programas reales de apoyo, así como acompañamiento técnico, organizacional y administrativo para cumplir con los requisitos que se les exigen.

3) Que la población recicladora pueda permanecer y crecer como empresaria en su labor. 

Estos pronunciamientos de la Corte se han visto reflejados también en las políticas públicas de manejo de residuos. En el pasado dichas políticas priorizaban la recolección, el transporte y el enterramiento controlado de residuos en manos de empresas por acciones. Ahora, en teoría, las políticas deben priorizar el aprovechamiento de residuos con integración, reconocimiento y remuneración de la población recicladora.

Formalizando el reconocimiento y remuneración de la población recicladora como proveedores de servicios públicos de aprovechamiento 

Con la inclusión del aprovechamiento en la nueva política de manejo de residuos se ha trazado una ruta gradual de “formalización” de las organizaciones de recicladores como prestadores de servicios públicos, se han definido las responsabilidades de las autoridades en este proceso, y se ha definido un mecanismo de remuneración del aprovechamiento de residuos como servicio público. Las normas nacionales existentes, además, exigen que las empresas recolectoras de basura cumplan con las obligaciones de apoyo a los recicladores, entre las que se encuentran el facturar la cantidad de residuos que las organizaciones de recicladores recuperan y la recolección de la tarifa para luego distribuirla a las organizaciones.  

Lamentablemente, la nueva normativa también ha dejado zonas grises que podrían abrir espacios para que compañías privadas de aseo y reciclaje (es decir, “no recicladores”) entren a la prestación del servicio de aprovechamiento. La norma también impone requisitos muy exigentes para las organizaciones de recicladores para convertirse en proveedores de servicios; y establece regulaciones que no toman en cuenta ni responden a la realidad de la población recicladora y su cadena de valor.

Centro de acopio administrado por ARRECICLAR Centro de acopio administrado por ARRECICLAR en Medellín. Foto: Arreciclar

RECIMED, ARRECICLAR y AREMARPO logran un hito

Pero no obstante las falencias de la política nacional de manejo de residuos, RECIMED y ARRECICLAR en Medellín, y AREMARPO en Popayán lograron cumplir con los requerimientos y procesos para ser reconocidas como prestadoras de servicios y hacer valer la prestación de su trabajo. Con un gran esfuerzo y compromiso, estas organizaciones se dieron a la tarea de hacer cambios internos y a desarrollar las competencias necesarias para poder responder al reto de la formalización. 

Se ocuparon también de posicionar los derechos que la Corte Constitucional le reconoció a la población recicladora y sus intereses ante autoridades y otros actores. ¡Y más importante aún, lograron que las autoridades municipales de Popayán y Medellín acogieran y acataran las orientaciones de la Corte Constitucional! En este proceso, contaron con el apoyo y la orientación de la ANR, así como de diversas entidades, como WIEGO y Fundación Familia, entre otros.1

Material de promoción para el reconocimiento

Material de promoción para el reconocimiento de la población recicladora como prestadora del servicio de aprovechamiento de residuos. Producido por ANR y WIEGO.

Popayán: Proceso para determinar el pago

Para obtener pago por sus servicios, las organizaciones de recicladores tienen que cumplir con una serie de requisitos administrativos y técnicos y deben desarrollar una serie de prácticas operacionales para poder reportar su labor dentro de las plataformas oficiales de provisión de servicios, incluyendo la inclusión de información sobre toneladas recuperadas en un sistema de facturación. 

Esta información después será consolidada y verificada, y serán las empresas de aseo las encargadas de recuperar la tarifa correspondiente y traspasarla a las organizaciones de recicladores. 

En Popayán, para manejar el sistema de pagos para remunerar a AREMARPO por servicios prestados de recuperación y transporte se estableció un Comité de Conciliación de Cuentas. Es en el Comité donde se hace una revisión de las cantidades que residuos que reportaron las empresas de aseo y las organizaciones de recicladores con el ánimo de definir cuánto le será cobrado a la ciudadanía por ambos servicios. De dicho dinero se determina cuánto le corresponde a cada prestador (empresas de aseo y organizaciones de recicladores), y cuándo será recaudado y transferido a las organizaciones de recicladores. 

La foto abajo muestra la primera sesión del Comité en Popayán, la cual fue facilitada por la Alcaldía y sus entidades encargadas del tema, y contó también con la presencia de representantes de AREMARPO, de la representante legal de la ANR, entidades de apoyo, autoridades nacionales, y los delegados de la empresa de aseo de Popayán.

Comité de Conciliación de Cuentas PopayánComité de Conciliación de Cuentas Popayán. Foto: Alcaldia de Popayan

El camino por delante

La experiencia de Popayán y Medellín le muestra hoy a Colombia que es posible avanzar de manera significativa hacia un sistema público de gestión de residuos social y ambientalmente sostenible, basado en el reciclaje con reconocimiento y remuneración de la población recicladora. 

Pero, vale la pena decir que el proceso continúa. Muchas organizaciones miembros o aliadas de la ANR están trabajando por hacer realidad este reconocimiento y remuneración en el plazo inmediato en otras municipalidades. De manera simultánea, la ANR está en pie de lucha para que las normas nacionales de formalización reflejen satisfactoriamente las órdenes de la Corte Constitucional.

Los recicladores de AREMARPOLanzamiento de la ruta de recolección selectiva y entrega de certificados de competencia laboral para los recicladores de AREMARPO.

Sin embargo, para que ello sea posible es preciso que:

1) las alcaldías y autoridades en general cumplan con su rol de generación de garantías y acompañamiento a la población recicladora como actor fundamental en la gestión del aprovechamiento de residuos; 

2) que la población recicladora y sus organizaciones asuman la prestación del servicio público de aprovechamiento de residuos como un futuro posible y deseable;

3) que las empresas recolectoras de basuras cumplan con su rol de apoyo a las organizaciones de recicladores; y 

4) que la población en general también desarrolle o consolide las prácticas de separación de residuos en la fuente, y que presente los residuos al servicio de recolección y transporte brindado por los recicladores y sus organizaciones.

 

Primera foto: Lanzamiento de la ruta de recolección selectiva de residuos reciclables de AREMARPO en Popayán. Foto: Federico Parra

 

Otros blogs relacionados:

¿Reciclaje inclusivo con recicladoras y recicladores en Medellín? Por Federico Parra y Olga Abizaid

Nota sobre género

Para hacer constar nuestra preocupación por el potencial ocultamiento de la desigualdad de sexos que se presenta a nivel discursivo, y de realizar textos cuyos contenidos sean accesibles para todas nuestras audiencias, en nuestras publicaciones haremos un desdoblamiento de los sustantivos al principio para denotar que nos referimos tanto a hombres como mujeres, y a partir de entonces, de no existir alternativas, seguiremos las reglas gramaticales del español y recurriremos al uso de genéricos masculinos en el plural.