"La expresión ‘protección social’ en realidad no existía hace 20 años."

Wed Sep 21, 2016

Gisèle Yasmeen, la nueva Directora de Protección social de WIEGO habla sobre el aumento de la visibilidad de las y los trabajadores en empleo informal

Tuvimos la oportunidad de hablar con la nueva Directora del programa de Protección social de WIEGO, la Doctora Gisèle Yasmeen, sobre algunas de las principales tendencias en dicho sector en la actualidad. Gisèle tomó el cargo en abril de 2016, sucediendo a Francie Lund, Directora y fundadora del programa. Gisèle ha realizado una amplia investigación sobre micro y pequeñas empresas en el sector de la alimentación, en particular sobre los vendedores y vendedoras ambulantes de alimentos. Ella ha tenido una exitosa carrera como alto ejecutivo supervisando investigación y actividades relacionadas, y también es Investigadora sénior del Instituto de Investigaciones de Asia de la Universidad de British Columbia.

¿Por qué es importante para estos trabajadores, especialmente las mujeres, la protección social?

Es más probable que las mujeres estén en la parte inferior de la pirámide de ingresos en la economía informal, y también tienden a tener mayores vulnerabilidades y riesgos. Las mujeres también son las que sufren la pérdida de ingresos debido a la maternidad y se atribuyen roles de cuidado infantil y de ancianos, que contribuyen a su vulnerabilidad económica.

¿Cuáles son algunas de las barreras que impiden que los trabajadores tengan acceso a los diferentes componentes de la protección social?

Hay muchos tipos diferentes de barreras debido a la heterogeneidad de la economía informal y al trabajo asociado con ella. Hay tres variables que determinan barreras específicas:

  • Sector (trabajo en el hogar, el trabajo a domicilio, la venta ambulante y la recolección de residuos, por ejemplo).
  • Situación en el empleo (si las personas trabajan por cuenta propia, son asalariadas o subcontratadas en una cadena de valor global o local).
  • Lugar de trabajo (si las personas trabajan desde sus propios hogares, en los hogares de otros o en espacios públicos).

Por ejemplo, para una vendedora ambulante por cuenta propia, puede suponer un mayor desafío tener acceso a las protecciones sociales que están diseñadas para encajar dentro de una relación empleador-empleado (como el seguro de desempleo) de lo que sería para una trabajadora del hogar. El lugar de trabajo es importante porque determina la naturaleza de los riesgos a los que se enfrentan las personas en empleo informal y tiene implicaciones para los tipos de protección social que necesitan y la mejor manera de proveerlos.

¿Quién es responsable de proporcionar estos programas y beneficios a los trabajadores?

Esta es una pregunta importante. Hay una mezcla de actores que se podría considerar que tienen un papel y una responsabilidad. Obviamente, el estado, en varios niveles, tiene una gran responsabilidad. Esto incluiría a las autoridades locales. Sin embargo, también es necesario tener en cuenta las funciones de las organizaciones de trabajadores en empleo informal y del sector privado, y hay ejemplos exitosos a los que recurrir a la hora de discutir sobre los roles de estos actores.

Acaba de regresar de la Semana sobre Protección Social de Asia-Pacífico (APSPW), ¿podría compartir algunas de las cuestiones clave debatidas allí?

Hubo una gran cantidad de temas interesantes e importantes abordados en la APSPW. Por ejemplo, hubo mucha discusión en torno al acceso a la atención médica, así como el papel de la tecnología en la prestación de protección social en los países de bajos y medianos ingresos. Gracias a los esfuerzos de mi predecesora, Francie Lund, ahora Asesora sénior del Programa de Protección social, WIEGO estuvo muy presente, y hemos sido capaces de incluir a las organizaciones de trabajadores en empleo informal como parte de nuestra delegación, a saber, SEWA, HomeNet Filipinas y PATAMABA.

Actualmente, ¿cuáles son tres de los retos más urgentes en el sector? ¿Cómo se diferencian de, por ejemplo, hace 20 años?

Vemos tres desafíos urgentes con respecto a la protección social de los trabajadores en empleo informal y, por lo tanto, hacemos de estos una prioridad. Estos son: el acceso asequible a los servicios de salud de alta calidad, incluida la salud y seguridad en el trabajo; el apoyo a las funciones de cuidado, sobre todo el cuidado infantil; y la mejora de los ingresos de los trabajadores en empleo informal de edad avanzada (es decir, "pensiones").

La gran diferencia con respecto a lo que existía hace 20 años es el cambio en el discurso y la calidad de los datos disponibles. La expresión "protección social" en realidad no existía hace 20 años. La gente solía hablar de redes de seguridad social y de la seguridad social, y la economía informal estaba en gran medida ausente de esas discusiones. Desde la crisis económica de 2008, el concepto de protección social ha pasado a un primer plano y se ha ampliado la idea de redes de seguridad social para buscar de manera más sistemática cómo gestionar los riesgos de la vida, combinada con la reducción de la pobreza. Muchos consideran que la protección social es un derecho humano básico.

Además, el concepto de la economía informal se ha concretado para ir más allá del "sector informal", que se centraba en la naturaleza de la empresa, y ahora incluye el trabajo informal de diferentes tipos. Al mismo tiempo, WIEGO ha liderado las aportaciones necesarias para poder disponer de estadísticas fiables sobre diversos aspectos de la economía informal, lo que ha contribuido a que la protección social de los trabajadores en empleo informal sea una de las prioridades en la agenda internacional.

¿Qué papel pueden desempeñar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en la prestación de protección social?

Los nuevos ODS son muy emocionantes y una oportunidad excepcional para avanzar mundialmente en materia de protección social. Los trabajadores en empleo informal son una parte muy importante de la población, sobre todo en países de bajos y medianos ingresos, aunque los países desarrollados también están viendo un aumento del trabajo informal y precario. El Objetivo 1.3 busca comprometer tanto a los países desarrollados como a aquellos en desarrollo a "implementar nacionalmente los sistemas y medidas de protección social adecuadas para todos, incluidos los mínimos básicos, y en 2030 a alcanzar una cobertura significativa para las poblaciones pobres y vulnerables". También hay otros objetivos relacionados, sobre igualdad de género (#5) y trabajo decente (#8), que ayudan a llamar la atención sobre las circunstancias particulares que enfrentan los trabajadores en empleo informal.

¿Ha encontrado ejemplos prometedores de los que podamos aprender?

Sí, por supuesto. Hay una serie de ejemplos prácticos de cómo los trabajadores en empleo informal han luchado por su inclusión en los sistemas de protección social y se muestra de qué maneras éstos pueden beneficiarles. El sistema de cobertura universal de salud de Tailandia incluye a las personas en empleo informal, y las porteadoras (kayayei) han obtenido acceso al régimen de salud universal de Ghana. Los recicladores en Pune, India, han formado sindicatos y cooperativas que les han ayudado a obtener representatividad para poder negociar con las autoridades locales, que ahora contribuyen a su cobertura de seguro médico. SEWA, por supuesto, sigue siendo un magnífico ejemplo de prestación de diversos tipos de protección social a sus cerca de 2 millones de afiliadas. Por último, varias legislaciones, incluyendo en algunos países de bajos ingresos, han empezado a introducir las pensiones universales, que incluyen a los trabajadores en empleo informal.

Para hacer constar nuestra preocupación por el potencial ocultamiento de la desigualdad de sexos que se presenta a nivel discursivo, y de realizar textos cuyos contenidos sean accesibles para todas nuestras audiencias, en nuestras publicaciones haremos un desdoblamiento de los sustantivos al principio para denotar que nos referimos tanto a hombres como mujeres, y a partir de entonces, de no existir alternativas, seguiremos las reglas gramaticales del español y recurriremos al uso de genéricos masculinos en el plural.

Foto: Paula Bronstein/Getty Images Reportage.
To read this article in English, see here.